Escucha Subterranea

 

Origen y evolucion de la Música Celta

User Rating:  / 2
PoorBest 

Origen y Evolución de la Música Celta

 

     En mayor o menor medida, todos los pueblos y culturas del planeta han tenido en la música una de sus más importantes expresiones artísticas, definitorias de su propia idiosincrasia y vehículo de sus tradiciones y costumbres. Pero pero probablemente los pueblos celtas hayan tenido en su música mucho mas que la habitual expresión cultural-costumbrista, entrando no solo en las raices más profundas de el alma de un pueblo, sino en la utiliización de la fuerza del sonido como medio de conexión con la naturaleza, la magia latente en el mundo que nos rodea y la espiritualidad.

 

     La amplia dispersión de la cultura celta en diversos paises de Europa, las sucesivas invasiones de otros pueblos y culturas, los intentos del cristianismo por eliminar todo vestigio de antiguas tradiciones paganas y adaptarlas a sus propias creencias, asi como la falta de registros escritos, hacen que definir los orígenes de la música tradicional celta y poder reproducir de forma exacta su sonido y sus peculiaridades, no sea una tarea fácil. En realidad, llamamos hoy en dia música celta a aquella realizada por músicos que se consideran a sí mismos como descendientes de dichas tradiciones y que en su mayor patrte residen en paises identificados como miembros de esas Naciones Celtas.

 

     La recuperación de dichas tradiciones comenzó a mediados del siglo XX en los paises considerados como tradicionalmente de mayor peso en la cultura celta: Irlanda, Escocia y Gales, paises que además conservan aún -con sus lógicas variaciones territoriales- el originario lenguaje de los pueblos celtas: el Gaélico. Pero además de en esos pueblos, podemos encontrar fuertes raices celtas en otros paises, como son la Bretaña francesa, Galicia, Asturias y norte de Portugal en la Península Ibérica, la Isla de Man, e incluso hasta en la propia Inglaterra (Cornwall). Algunos estudios extienden también la importante influencia ejercida por la música celta en los floklores nórdicos.

 

     Definir por tanto unas reglas estrictas que marquen las fronteras de la música celta resulta, no solamente imposible, sino además contraproducente. Podemos decir que hoy en dia la música celta no es unicamente la música de un determinado pueblo, sino la expresión musical de una filosofía común, de una identificación con las tradiciones culturales, mágicas y espirituales, de aquellos que se sienten integrados con la naturaleza, con la Madre Tierra, de aquellos que buscan por igual en las melodías mas dulces y en los ritmos mas trepidantes la propia esencia de las vibraciones musicales como conexión con la naturaleza física y el mundo espiritual.

 

     Muchos detractores acusan a la música celta actual a ser producto de una campaña de marketing que podemos remontar a los años 70 y 80 del siglo XX. Sea como fuere, es verdad que antes de los años 70 había muy pocas bandas dedicadas a intentar rescatar las tradiciones musicales de los diferentes pueblos celtas. Y también es verdad que es un género que ha sabido fusionarse con muchos otros estilos musicales para formar otros nuevos. Pero lejos de considerar eso como producto de un negocio artificial, personalmente creo que define la absoluta grandeza de la música celta en sí misma: no solo es el mas bello de los folklores sino que ademas enriquece y resalta de forma increible a cualquier estilo con el que se fusione.

 

     Haciendo un poco de historia reciente, hasta los años 70 la que podría considerarse como música tradicional celta estaba limitada a unas pocas bandas que mantenían una tradición muy "folk" y que exclusivamente utilizaban instrumentos tradicionales (violin, gaita, flautas, arpa, percusión, acordeón y guitarras). Rescataban viejas composiciones populares, alguna de las cuales podían considerarse mas medievales y renacentistas que las propiamente consideradas como celtas, y cantaban tanto en inglés como en alguna de las diferentes lenguas gaélicas. Eran bandas como The Dubliners, Planxty, The Chieftains, The Bothy Band y The Boys of the Lough, por mencionar a algunas de las mas importantes.

 

     A mediados de los años 70, las diferentes fusiones de estilos dan lugar a una tremenda expansión de los horizontes de la música a todos los niveles, por desgracia tras los 70s llegaron los 80s y la música dejó de ser exclusivamente un arte para convertirse en un negocio en manos de las cadenas de radio y los sellos discográficos. En medio de todo este torrente de corrientes musicales y nuevas fusiones, nace una etiqueta denominada de forma muy ambigua "New Age", que trata de juntar diferentes estilos musicales con una común base melódica y grandes influencias folklóricas de diferente tipo. Evidentemente y dentro de este maremagnum, no podía pasar desapercibida la música celta, especialmente después de bombazos comerciales del tipo Enya y de las increibles bases que sentó el genio Mike Oldfield a lo largo de su extensa carrera.

 

     Así, grupos que habían realizado una perfecta fusión entre música celta tradicional e instrumentos modernos mas propios del rock o el jazz, comienzan a vivir una época dorada de popularidad. Bandas como Clannad, Capercaillie, Relativity, Nightnoise, Gwendal, The Pogues, Wolfstone y el propio Mike Oldfield, empiezan a ser escuchados por gente que desconocía los estilos musicales celtas, la música se empieza a popularizar y a extender por todo el mundo y en contrapartida a la baja calidad que predomina por el mundo en el negocio de la música, se mantiene una fidelidad a las tradiciones musicales, extendiendo cada vez mas las fusiones con diferentes estilos y encontrando las indudables influencias célticas en folklores de otras partes del mundo. Quizás la artista que mejor haya estudiado dichas influencias, a la vez que conseguido uno de los mas bellos ejemplos de música celta con toda su intensidad y calidad sea la compositora, cantante, pianista y arpista canadiense de origen escocés, Loreena McKennitt.

 

 

     Por su parte y en lo que se refiere a la vertiente Bretona del folklore celta, destacan por su importancia dos grandes músicos: Alan Stivell y Dan Ar Braz. El primero por ser el mayor investigador de folklore celta del país Galo, y el 2º por haber conseguido llevar la música celta a la categoría de gran espectáculo, gracias a sus enormes puestas en escena y a las incansables colaboraciones con grandes músicos celtas de todas las nacionalidades a través de su proyecto llamado L'Heritage Des Celts. Hoy en día el bellísimo tema instrumental Green Lands es considerado como un himno de la música celta moderna.

 

 

     Una emblemática canción de Dan Ar Braz, "Lenguage of the Gaels", cantada por Karen Matheson de Capercaillie, en lenguage gaélico con subtítulos en inglés:

 

     La fusión de estilos es interminable, demostrando que la música celta tiene una increible riqueza tanto melódica como rítmica y que es capaz de enriquecer de forma extraordinaria todo estilo con el que se fusione. En la última década tenemos ejemplos de ello con bandas tan geniales como Mostly Autumn y Karnataka, que practican un rock progresivo de elevadísima calidad mezclado con fuertes raices celtas y llegando hasta el extremo de encontrar fusiones con el rock mas duro, caso de Elvenking y hasta el Power Metal de toques neogóticos, como en el caso de los finlandeses Nightwish.

 

 

 

     De todos estos artistas iremos hablando de forma extensiva en sucesivos artículos en esta web, contaremos sus historias, sus discografías y hablaremos largo y tendido de sus obras. Pero no podemos acabar esta introducción sin hacer mención a las iniciativas surgidas en España, desde grupos mas tradicionales como Milladoiro o Luar Na Lubre, geniales instrumentistas como Carlos Núñez o Cristina Pato hasta fusiones que van desde el pop hasta el rock como Labanda, Hevia, Celtas Cortos, Mago de Oz o Mar del Norte.

 

LARGA VIDA A LA MUSICA CELTA